12 noviembre, 2010

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad, por Dennettlander


Hoy, y en sucesivas entregas, el amigo Dennettlander nos trae un nuevo enfoque para XD6. Y sí, he dicho bien: en varias entregas; el enfoque que Dennett quiere ofrecernos requiere que conozcamos de dónde viene la idea, cómo se desarrolla y porqué. Personalmente la encuentro una mecánica muy interesante, aunque demasiado inmersiva y dramática para algunas mesas de juego, me temo. No le quitaré más protagonismo, os dejo con él:
Todo esto viene del juego de rol With Great Power . Se trata de un juego de superhéroes muy especial y atípico porque deja de lado la parte del “súper-” y los poderes, para centrarse en la del “-héroes” y el drama que los acompaña. Para eso presenta una serie de mecánicas muy curiosas que creo que pueden ser aplicables a Xd6 si se desea una partida de ese estilo.
Ahora voy a mostraros una adaptación posible atacando por cuatro frentes: Creación de los Personajes, Riesgo, Tipos de Escenas y Oposición y Campañas.

Creación de los Personajes: Elige tu propio veneno
Para esta adaptación vamos a quedarnos con la versión de Xd6 que se juega sin Rasgos numéricos. De modo que para crear al personaje primeramente tenemos que describirlo mediante un Trasfondo de 100 palabras, como siempre.
Ahora viene lo nuevo: el jugador debe ahora señalar cuatro Facetas de su personaje, aparecidas o no (*) en el Trasfondo. Esas Facetas escogidas serán los temas a partir de los que vendrán los problemas personales del personaje, así que el jugador deberá pensar en el tipo de juego y aventuras que desea jugar, y escoger Facetas de acuerdo a lo que quiera que pase más adelante.
Una forma de no sentirse abrumado por las posibilidades y quedarse en blanco es escoger las Facetas atendiendo a esta clasificación: Capacidades (poderes, equipo, contactos, entrenamiento), Relaciones (de amor, parentesco, amistad, rivalidad, rechazo...) y Motivaciones (normalmente, algún Código personal o Juramento).
Por ejemplo: supongamos que quiero crear a un joven miembro de un gremio de asesinos medieval. Tras escribir su Trasfondo, nos disponemos a crear Facetas:
  • Si quisiera disfrutar del hecho de que mi asesino es aún inexperto, con los problemas que eso trae, podría elegir la Capacidad Iniciado de la Orden. Eso me garantizaría que ser novato va a ser algo tenido en cuenta y que habré de superar.
  • Otra posibilidad es que quiera un pnj recurrente, así que dependiendo de mi relación con él podría escoger Rival: el Hermano Altair, Amor perdido: la novicia Lucía Labionegro, o tal vez Mi odioso mentor, Sir Reginald. Con estas Facetas aseguro que esos personajes van aparecer, creando situaciones de aventura para el personaje.
  • Podría querer vivir alguna clase específica de aventura, por ejemplo una investigación, por lo que podría adelantarla creando una Motivación como “Soy Iñigo Montoya, tú mataste a mi padre: ¡prepárate a morir!”.
  • ¿Qué tal una de fantasmas? Pues podría ser La mansión encantada que heredé.
Lo que debe quedar claro es que aquello que el jugador escoja como Faceta va a provocarle complicaciones, así que debería escoger el tipo de complicaciones que le divierta jugar, y debe recordar además que cada Faceta va a cambiar con el paso del tiempo, a diferencia de los inmutables y dignos de confianza Rasgos que componen el Trasfondo.
(*)[Eldaniel]: Yo haría que sí, porque al fin y al cabo el trasfondo es el núcleo del personaje. Pero bueno, opiniones y culos, ya sabéis.

2 comentarios:

Khazike Khashondo dijo...

No está mal aunque, unas cosillas:
Estoy de acuerdo con Eldaniel, yo no dejaría ponerlo si no sale en el trasfondo, más que nada por la segunda regla: "sensatez".
¿Y por qué limitarlo a cuatro? Aún no he visto las demás partes de lo que propones, pero por lo que leí en el foro todos los rasgos podrían servir a la vez. De hecho si el objetivo es buscarlos para que te causen problemas la mecánica de jugar sin rasgos numéricos de por sí cumple bien ya que los rasgos pueden ser ambiguos.
"a diferencia de los inmutables y dignos de confianza Rasgos que componen el Trasfondo." Uf... Depende del enfoque, el trasfondo también puede cambiar arrastrando a los rasgos, que, después de todo, son un "esquema" para saber cómo aplicar las mecánicas.
En resumen, creo que la intención última (o una de ellas) es dar soporte mecánico al hecho de que el jugador quiera enfocar la historia y su personaje a ciertos elementos como un pnj recurrente o un tipo de problemas. Es una forma de verlo, otra es por concenso de la mesa antes de comenzar la sesión. Ambas opciones me parecen buenas y probablemente haya más.
Que mis críticas no te lleven a equívoco, me parece interesante lo que planteas y estoy esperando a leer el resto. Es solo que, como otros, creo que XD6 engorda mal. XP

Dennettlander dijo...

¡Hola, Khazike!

¡Gracias por tu comentarios! Bueno, sobre lo de las Facetas aparte del Trasfondo, una explicación ya la he escrito en el foro de Spqrol, así que supongo que la habrás leído (¡porfa, no me hagas escribir el rollo ése de nuevo :P!)

¿Por qué 4 Facetas?
Primero de todo, porque limitar la cantidad hace que los jugadores enfoquen los temas que quieren ver aparecer en la partida.

Segundo, porque 4 Facetas hacen que las reglas de Riesgo y las de Campañas (en fin, aquí tengo que pediros paciencia y confianza hasta que aparezcan publicadas y las podáis leer) consigan su objetivo, que es provocar una o dos Transformaciones de las Facetas en cada Clímax de la Campaña.

Esto, que suena a chino sin conocer lo demás, se resume en que, respetando el resto de reglas, el reglamento va a empujar a los personajes a resolver una o dos de sus Facetas antes de que acabe el juego por simple matemática: no debería haber ninguna partida completa en la que los personajes no perdiesen Facetas, ganasen otras nuevas y eso modificara el Trasfondo.

Sobre lo de los Rasgos, de nuevo te remito a SPQrol si no lo leíste antes :)

Y sí, estás en lo cierto: esta parte del sistema es un intento de consguir que el jugador centre y anuncie qué es lo que quiere que pase en la partida.

¡Muchas gracias por leer, y a ver qué te parece el resto!