24 noviembre, 2010

Eros y Tanatos, por Aured


En esta entrada trataré de exponer una nueva manera de contemplar las reservas “extras”, por dar un nombre genérico y que son llamadas de diversas maneras en diferentes juegos, a saber, puntos de suerte, puntos de chorra, puntos de destino, puntos fate, puntos fudge, artha (y seguramente que me dejo muchísimos) pero básicamente el concepto es el mismo: una reserva de puntos a la que puedes echar mano para forzar ciertas situaciones.
Entrando en materia e intentando ser breve: hay dos reservas diferenciadas, Eros y Tanatos.

Eros básicamente sirve para lo siguiente:
  1. Para potenciar una tirada cuyo fin sea de construcción
  2. Para potenciar el medio de una tirada con detalles que hagan referencia al deseo de construcción
Tanatos sirve, no obstante, para lo antitético:
  1. Para potenciar una tirada cuya fin sea de destrucción
  2. Para potenciar el medio de una tirada con detalles que hagan referencia al deseo de destrucción
Ahora bien, he introducido unos conceptos que merecen una explicación y un detalle, parece que, después de todo, no podré ser todo lo breve que hubiese deseado.

Construcción: Es el deseo de unidad, creación y establecimiento de nuevas estructuras y relaciones interpersonales así como la necesidad de reforzar los lazos con los demás. Así mismo hace también referencia al instinto de conservación y a la necesidad de perdurar y producir, ya como individuo, como comunidad o como especie. Acudiendo a la teoría psicoanálitica de Freud (de quien bebe esto, aunque pasado por el tamiz de mi ignorancia y falta de respeto) consiste en la conservación de las unidades vitales existentes y en la constitución de unidades más amplias. Es la tendencia a producir y mantener la cohesión y unidad.

Destrucción: Es lo antagónico al caso anterior. Es el deseo de destruir, destrozar, matar, asesinar… También hace referencia a la autodestrucción del individuo. Es el sadismo, la necesidad de infligir dolor y sufrimiento a los demás y a si mismo.

Potenciación de medio: Lo más Rápido y Fácil (C) es acudir a un ejemplo:
Wahrer Esel quiere intimidar (medio) a un posadero para conseguir conocer donde se encuentran los bandidos que busca (fin).

Hagámoslo con Tanatos: Un buen ejemplo sería "Wahrer mira fijamente al posadero con una expresión malévola, de repente nota una presencia detrás de las cortinas, con un gesto violento descorre las cortinas y descubre a la asustada hija adolescente del posadero. Con una sonrisa lo mira con desprecio mientras pone un cuchillo en el cuello de la niña y la otra en uno de sus pechos incipientes. -dime lo que quiero saber o violaré a la niña dos veces, antes y después de abrirle el cuello" El jugador utiliza un punto de Tanatos que se transformará en un dado de ventaja.

Hagámoslo con Eros: “Wharer observa que el posadero está nervioso, como si quisiera contarle algo sin atreverse a decirlo-¿Qué te ocurre? Quizá pueda ayudarte-le dice. El posadero lo mira con lágrimas en los ojos y le contesta-Los bandidos han secuestrado a mi hija, se la llevaron con ellos, me dijeron que si desvelaba donde se encuentran la matarían…” El jugador utiliza de ésta manera un punto de Eros que se transformará en un dado de ventaja.
El uso de Eros o Tanatos para potenciar el medio, debería llevar de la mano, además de la ventaja de recibir un dado, la transformación de la escena y una repercusión a sus actos. Digamos que todo acto tiene sus repercusiones. La repercusión es clara en el primer caso, el posadero después de desvelar donde se encuentran los bandidos si es que lo hace, podría ponerles sobre aviso de alguna manera o quizá guiar a los personajes por un camino por el que los bandidos los vean llegar sin problemas, en el segundo caso también es claro, de repente una nueva responsabilidad se cierne sobre los personajes, ¿llegarán a salvar la vida de la desdichada hija del posadero? Huelga decir, que es el jugador quien debe describir como las reserva pueden influir dando ventaja. La mesa podrá vetar o no lo propuesto siempre y cuando se incumpla alguna de las 3 Leyes.

Potenciación de fin: se trata de potenciar una tirada de una intención determinada con la reserva que le sea de aplicación.
Otro ejemplo: “Wharer se dirige hacia el campamento donde los supervivientes de su pueblo esperan su llegada, sabe que las tropas de Geburtsrecht se dirigen hacia allí con el objetivo de exterminarlos a todos, Wharer decide subir por la ladera norte, cuya ascensión es peligrosa, pero que le permitirá llegar al campamento antes de las tropas enemigas y ponerlos a todos a salvo. La ladera se alza casi vertical ante sus ojos, Wharer sabe que debe darse prisa o todo estará perdido” El jugador utiliza un punto de Eros que se convertirá en un dado de ventaja.

Y ahora uno con Tanatos: “Wharer observa a Geburtsrecht, el cual se ha quedado atrás deleitándose con la visión de sus tropas arrasando el campamento del pueblo de Wharer…finalmente no logró llegar a tiempo. No obstante Geburtsrecht está sólo y desprotegido y Wharer está fuera de sí, su visión se nubla en rojo y se lanza con rabia hacia su odiado enemigo sin importarle nada más que cobrarse su preciada venganza. Los gritos de mujeres y niños que se oyen enfurecen a Wharer y sabe que este momento será el último” El jugador utilizará en este caso hasta dos de sus puntos de Tanatos para apoyarse en el combate que va a entablar con su Némesis.
Bueno y para terminar, unas reflexiones:
En primer lugar, como ya he avanzado, esto se inspira en la teoría de Freud, pero no pretende ser una aplicación de la misma a los juegos de rol. Mis conocimientos de ella se reducen a unas cuantas lecturas en Wikipedia y poco más, no pretendo nada más allá de lo que habéis leído.
No está acabado, faltan por contar algunas cosillas, entre ellas como se consiguen recuperar los puntos de las reservas, pero eso lo dejaré para otra entrada si es que realmente hay interés y si a nadie se le ocurre por si mismo. Además, por lo que veo, las entradas largas no son muy populares.
Y por último, ¿aporta algo nuevo? No creo, simplemente se trata de unas mecánicas muy ligeras que desarrollé para un determinado tipo de juego que tenía en mente, en el que mi objetivo era que los personajes tuvieran comportamientos extremos y existieran tensiones en una dirección determinada. Las historias que pretendía que surgieran estarían centradas en los deseos, ansias y odios de los personajes, jugando éstos un papel importante y trascendental en el desarrollo de los personajes. Donde se forjasen alianzas y se pronunciaran juramentos de venganza. Odios extremos y pasiones desmedidas. La intención también era acercar este recurso más a los personajes que no a los jugadores.
Y no, no tengo ni idea de como podría funcionar esto en una mesa pues jamás lo probé, el papel y los ejemplos molones lo soportan todo, pero de ahí a que sea jugable…Del mismo modo tampoco sé si se conseguiría lograr el tipo de historias que antes he expuesto.

PD: Lo de los nombres raros en pseudo alemán tiene su razón de ser… xD

2 comentarios:

wachinayn dijo...

Es un giro muy interesante. Me gusta. Mucho. Sería genial si se metiera en algún juego de rol que definiera un personaje según estos dos aspectos (creación y destrucción), y hacer que se inclinara más a uno o a otro (afectándole mecánicamente) en función de cual usa.

Como el lado oscuro de Star Wars.

Khazike Khashondo dijo...

A mí también me mola. Ya estoy haciendo mis cábalas, pero prefiero esperar a ver si hay secuela. :)