05 octubre, 2010

El bol: delegando tareas en los jugadores


Hace poco le contaba a Wachinayn en los comentarios que yo delego ciertas responsabilidades en los jugadores, cosas que normalmente serían tarea del director. Y lo hago de forma que apenas se dan cuenta de ello, sutilmente. Os contaré uno de esos trucos y cómo gracias a él conseguí que mis jugadores fueran más proactivos.

Los puntos de destino son un recurso valioso en XD6, y fluyen constantemente. Dirigir requiere estar a un montón de cosas a la vez, y si lo habéis hecho alguna vez estaréis de acuerdo conmigo en que siempre habrá cosas que se te escapen. Un despiste lo tiene cualquiera, vaya, y no estaría mal que los jugadores se encargasen de alguna tarea, no? Pues veréis cómo lo hago yo:

Es de los chinos, pero es resultón.

Ese es mi bol, mi "Fuente del Destino", y lo llevo usando desde que comencé a jugar a FATE. Lo dejo en el centro de la mesa, al alcance de todos los jugadores. Al principio no, al principio lo tenía a mi lado y era yo el que se encargaba de los puntos de destino, pero...
(Jugador 1): Hey, me merezco puntos de destino por eso, no?
(Director): Pues sí, toma dos. Bueno, pues...
(Jugador 2): Eh, pues yo antes hice algo parecido y solo me diste uno.
(J1): Parecido no, yo me he arriesgado mucho más y ha molado más.
(J2): Eh, que lo mío tampoco fue fácil, y sí que moló. ¿A que moló, eh, Eldaniel?.
(D): Bueno, haya paz, no os peleéis. Toma tú otro punto de destino, anda.
(J1): Joer, pues entonces yo me merezco otro.
(J2): Eldaniel, tio, ¿quién ha molado más?
... y ya la tenemos liada. Lo solucioné de casualidad, no voy a mentiros. Un día me harté de situaciones como la anterior, y lo que hice es poner el bol en medio de la mesa y les dije a los jugadores: "A partir de ahora váis a gestionar vosotros los ptos de destino, y váis a ser vosotros los que los otorguéis al que se lo merezca". Y oye, yo fui el primer sorprendido. Al principio hubo quejas, para qué engañarnos, pero duraron poco. De pronto mis jugadores se picaban entre ellos por ver quién lo hacía mejor. Y me refiero a competir por quién interpreta mejor, a quién es más ingenioso, quién aportaba más al juego. De pronto los jugadores pasaron de ser reactivos a proactivos, y dejaron la competitividad en el plano del metajuego. Me explico: en lugar de buscar un premio o compensación por parte de la arbitraria figura del director, comenzaron a competir entre ellos por el reconocimiento del resto de la mesa. Y mágicamente el juego se volvió más ligero, más fluido y más divertido para todos. Y esa es una de las razones por las que, a partir de entonces, en mis partidas la mesa decide. Probadlo, que es gratis.

5 comentarios:

- A.J. El Cuarto Oscuro. La Sociedad Oculta dijo...

¡¡Excelente entrada!!

Me parece una gran idea la de darle una parte de responsabilidad a los jugadores.

Sencillo, pero efectivo.

Me agencio tu idea para una aplicación futura en mis partidas.

Un saludo!!!

Khazike Khashondo dijo...

Es un buen consejo para conseguir que los jugadores se impliquen mientras quitan trabajo al director sin que se convierta en Polaris (lo que por otro lado tampoco está mal).
¿Nos pasarás más de estas recetas caseras, Eldaniel?

Eldaniel dijo...

Tampoco vayáis a pensar que soy una fuente de sabiduría o un iluminado del rol, son solo cosas que he ido viendo a lo largo de los años. Realmente XD6 ya es la suma de las conclusiones a las que he ido llegando en todo éste tiempo, cristalizadas tras conocer FATE y SD6.

Lucho Cthulhu dijo...

¡Muy buena idea! Está bien que los jugadores se tomen la molestia de premiarse entre ellos. Unifica al grupo y hace que valoren más cada esfuerzo propio y ajeno.

Iré siguiendo tu blog con regularidad.

¡Un Saludo!

Khazike Khashondo dijo...

Blogger Eldaniel dijo...
Tampoco vayáis a pensar que soy una fuente de sabiduría o un iluminado del rol

Eso se dice antes. ¿Qué hago ahora con los diez mil ceniceros con tu efigie? Habrá que echarse a fumar.