19 agosto, 2011

Empates

Un empate en una carrera de zepelines.

Aunque nos cueste creerlo el empate es algo bastante común (al menos estadísticamente) en las tiradas enfrentadas de XD6. Y a lo mejor no sea mucho aventurar que también en la vida real.

En esta pequeña (como suele pasar conmigo) entrada veremos tres formas de afrontarlo: ignorarlo, hacerlo formar parte de la narración o buscar una forma de resolución alternativa.

Ignorarlo es una solución tan buena como cualquier otra si no crees que las fuerzas hayan podido estar igualadas o no hay una forma mejor de resolverlo. En estos casos basta con recoger los dados y volver a tirarlos. Y tirando, que es gerundio.

Lo de hacerlo formar parte de la narración significa que ninguno de los dos jugadores obtiene ninguna ventaja, pero el haber obtenido un empate cambia la situación del propio conflicto. Por ejemplo dos espadachines que entrechocan sus espadas o dos cavernícolas que intentan hacer rodar una piedra colina abajo empujando cada uno desde un lado; no la moverán un ápice, pero se cansarán o hasta puede que la piedra se escurra por enmedio.

Y llegamos a la tercera opción, aquí hay muchas formas de hacerlo si no quieres reconocer que ambos estén igualados. Por un lado puedes asumir que el que tiene más dados para tirar tiene ventaja y por tanto ha ganado. Por otro puedes hacer que los dados que muestren un 6 valen más en caso de empate. O puedes dar la victoria al que tenga más dados de ventaja o más cosas a su favor. O ambos pueden apostar PD a ver quién llega más lejos.

Y, siguiendo, con la tercera opción, se plantea otra disyuntiva. ¿Resolver el empate de esta forma debería conferir una ventaja completa (ya sea causando daño al enemigo en el clásico o dando un punto de ventaja como en el light) o por ejemplo dar solo una ventaja temporal de menor cuantía que se aplica solo en la próxima ronda?

En fin, caballeros, les dejo pensar. Si algo sale de sus selectas cabezas, no duden en poner algún comentario. Buona sera.

4 comentarios:

F.A. dijo...

Doy una pequeña idea.

El sistema Risus tiene una regla llamada "Regla de Goliath". En caso de empate, se toma como ganador el personaje con MENOR número de dados para tirar, en lugar del que disponga de mayor reserva (en contra de lo que se podría pensar en un principio).

Pienso que es una dinámica interesante, hace que la estadística no sea tan aplastante para el contendiente débil y promueve un estilo de juego más lanzado, en lugar de uno más estadístico, aunque creo que eso va en gustos de cada cual.

Por otro lado, soy partidario de que la ventaja en caso de empate sea sólo temporal.

Khazike Khashondo dijo...

Es cierto, ¿cómo he podido olvidarme de Rissus? Gygax me perdone.

Yo también estoy a favor de una ventaja temporal, como darle al quasivencedor un punto de ventaja en ese turno y ya.

Mulko dijo...

Pues a mi me atrae la idea de ir apostando PD. Pero habrá casos que esto no sea viable.

He pensado otra opción, en caso de empate los jugadores podrían hacer una segunda tirada de otro de sus rasgos que pudieran entrar en juego. Siguiendo el ejemplo de los espadachines, alguno de ellos podría utilizar un rasgo de criado en los bajos fondos para conseguir ventaja.

Creo que el tema de los empates, es una de las cosas que pueden ser modificable dependiendo de la ambientación. Ya que la regla de goliath vendría muy bien en una ambientación tipo D&D para matar dragones.

cifu79 dijo...

http://spqrol.com/foro/index.php?topic=409.msg7329#msg7329